Importancia de la Esimulación Temprana

Técnico Nac. Multidisciplinario de Estimulación TempranaPor: Angie Méndez
La Especialista en Psicomotricidad y colaboradora del Instituto Nacional de Atención a la Primera Infancia (INAIPI), Angie Méndez explica que la importancia de estimular al bebé en los primeros 1000 días (desde su gestación hasta los 3 años) es trascendental para su desarrollo pleno y el cumplimiento de sus derechos, es una etapa de la vida que constituye una ventana de oportunidades que no se repetirá en el ciclo de su vida adulta. Durante este periodo al proveerle ambientes seguros, protectores y cariñosos, además de una buena nutrición desde la gestación, forjaremos las bases firmes de las siguientes etapas de la vida.

Asimismo, señala que, el aprendizaje del niño y la niña empieza desde el día en que se concibe y se hace significativo desde el día en que nace, es por esta razón que el aprendizaje futuro depende de las experiencias y estímulos que sus cuidadores y el ambiente que puedan brindarles.

Destacó, que desde las Estancias Infantiles y los Centros de Atención a la Comunidad y la Familia (CAFI), el INAIPI además de estimular a los miles de niños y niñas que reciben atenciones de calidad en estos centros, también instruyen y orientan a las familias sobre las formas adecuadas para darle continuidad a las estimulaciones desde sus hogares utilizando herramientas e instrumentos de su cotidianidad.

¿Cómo estimular a los niños y las niñas de 0 a 3 años?

El término estimulación quiere decir exponer a los niños y las niñas a experiencias reales significativas para su desarrollo y aprendizaje, en los períodos corticos del desarrollo, que marcarán su personalidad, comportamiento, actitudes y aptitudes en la vida futura. Preguntas tan simples como ¿Alguna vez jugaste a esconderte de tu bebé? O ¿Durante el baño, al momento de dormir o en la comida cantaste alguna canción?

Angie Méndez señala que, desde el mes de nacido hasta los seis meses, se recomienda, entre otras cosas, colocar los niños y niñas boca abajo en el piso por lo menos 10 minutos cinco veces al día, así como cantarles y hablarles mientras se lacta, los masajes de relación durante y posterior al baño también es una forma de estimularlo, así como jugar a esconderse detrás de una sábana y chupar objetos desinfectados.

Mientras que a partir del año y hasta los tres, la mejor forma de estimular a tus hijos es hablándole de manera clara, explicando el porqué de cada cosa, para desarrollar de manera adecuada su lenguaje. Así como jugar a moverse entre los obstáculos para un buen equilibrio, jugar a tirar pelotas, leer cuentos y permitirles jugar con otros niños de su edad.