Acciones del INAIPI para proteger a los niños y niñas contra la Violencia

Técnica Nacional de Desarrollo Social y Técnica Nacional de Salud Emocional respectivamentePor: Cristina Nivar Marte y María Teresa Mota

Desde el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), institución orientada a la Atención Integral de calidad a niños y niñas, a través del Componente de Protección Contra el Abuso y la Violencia se asume el principio fundamental DE INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO Y LA NIÑA. Buscando de esta manera salvaguardar la integridad física y emocional de todos los niños y las niñas en los centros de atención al que pertenezcan, así como en el ambiente donde viven con sus familias, contribuyendo con su desarrollo integral y asegurando el disfrute pleno y efectivo de sus derechos fundamentales.

Sobre la base de lo expuesto anteriormente, de acuerdo a Cristina Nivar, Técnico Nacional de Desarrollo Social del INAIPI y María Teresa Mota, Técnico Nacional de Salud Emocional, para proteger a los niños y niñas que reciben los servicios en las distintas redes a nivel nacional se ejecutan una serie de acciones para prevenir la violencia infantil, entre ellas las siguientes:

Declaración de política institucional Tolerancia Cero ante el Abuso y Violencia Infantil.

  • Elaboración de Protocolo para el Manejo y Abordaje de los Casos de Abuso y Violencia Infantil en las Redes de Servicios, protocolo interno de actuación, que contiene las fases de intervención y donde se identifican roles y actores claves del proceso.
  • Formación de nuestros colaboradores en ruta crítica para el abordaje de los casos de abuso y violencia infantil; Política Institucional de Tolerancia Cero; Protección y derechos de la niñez; Prevención del abuso y violencia infantil; Crianza Positiva.
  • Fortalecimiento de buenas prácticas de crianza (fomentar la capacidad de la familia a través de Talleres de formación a familia, en temas de protección, con el objetivo de ofrecer a los padres, madres y tutores pautas para saber cómo prevenir situaciones de violencia, sensibilización, fortalecimiento de las capacidades de las familias como principal cuidadora de sus hijos en cultura del buen trato, qué hacer, dónde acudir en caso de detectar alguna situación de violencia, detección de factores de riesgo, promoción de un entorno seguro y protector para la niñez, promoción de los derechos de la niñez).
  • Coordinación y articulación con el Sistema de Protección para lograr estrategias efectivas de prevención, detección, notificación, atención y seguimiento de los casos de vulneración de derechos.
  • Jornada de Prevención de Abuso y Violencia Infantil en los Servicios de INAIPI, a celebrarse durante todo el mes de abril de cada año.
  • Formación de niños y niñas para que conozcan sus derechos, mejoren su confianza, su autoestima y su capacidad de protegerse.

En conclusión, ambas colaboradoras del INAIPI señalan que, en materia de protección y derechos de la niñez, todos y todas estamos implicados. Como bien expresa la Constitución Dominicana (2015) en su Artículo 56, donde señala que la familia, la sociedad y el Estado, tienen que hacer primar el interés del niño, niña y adolescente, tienen la obligación de asistirles y protegerles para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos fundamentales.

Consecuencias de un ambiente hostil en la crianza de nuestros hijos(as)

Asimismo, enfatizan que los niños y niñas que viven o se han criado en ambientes difíciles u hostiles dejan en sus vidas marcas que en muchas ocasiones son difíciles de borrar. Numerosos estudios ya han demostrado que las experiencias infantiles desfavorables tienen efectos negativos a largo plazo, dejando huellas significativas no sólo en el plano emocional, sino también sobre la salud física.

En ese sentido, la familia como espacio de socialización primaria, en muchos casos se convierte en el lugar donde se aprende a vivir con violencia. Así la violencia que sus miembros ejercen hacia otros del núcleo familiar, muestran a los niños y niñas que la violencia es un método efectivo para hacer valer la palabra, para manejar un problema, expresar el descontento o hacer una petición.

En conclusión, podemos decir que los niños y las niñas que han crecido en ambientes hostiles y/o con padres violentos, tienen a presentar inseguridad, retraimiento, inhibición y agresividad, es por tanto que la violencia dentro del hogar degenera en patrones conductuales y de personalidad negativos, que con el tiempo les impedirán crear relaciones sociales armoniosas y estables.