Noticias

El limitado acceso a la cobertura de atenciones terapéuticas y el desconocimiento al diagnóstico son partes de los obstáculos que deben enfrentar los niños con síndromes de Down, según especialista del INAIPI

  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down
  • En las Estancias Infantiles (CAIPI) y los CAFI, un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down

María Angelica Alonso Técnico Nacional de Atención a la Discapacidad del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), informó que a través de las Estancias Infantiles y los Centros de Atención a la Familia y la Infancia (CAFI), un total de mil 144 niños y niñas con discapacidad reciben atención integral de los cuales 28 tienen Síndrome de Down.

A propósito de conmemorarse este 21 de marzo el Día Mundial del Síndrome de Down, María Angelica Alonso señaló que la falta de accesibilidad a los servicios, la carencia de cobertura de atenciones terapéuticas a nivel nacional y la falta de sensibilización de las familias siguen siendo parte de los grandes desafíos que enfrentan los niños y niñas con síndrome de Down. Y es que según afirma, en la República Dominicana aún existen comunidades rurales muy aisladas que todavía no tienen acceso a este tipo de servicios.

Asimismo, informó que pese a que esta entidad no es un centro de terapia donde tampoco se hacen diagnósticos, sí se trabaja con un enfoque inclusivo sin importar su condición física o emocional, gracias a lo cual durante el 2018 y lo que va de año un total de mil tres niños y niñas con diferentes discapacidades fueron referidos al CAID, la Asociación Dominicana de Rehabilitación y otros  espacios de atención terapéutica, los cuales de manera simultánea reciben atenciones en las Estancias Infantiles y los CAFI.

Desde el INAIPI se propician los espacios y apoyos necesarios para que el niño o niña con esta discapacidad se desarrolle en igualdad de oportunidad que sus iguales, y para ello un Equipo Multidisciplinario, desde los componentes Salud Emocional, Atención a la Discapacidad, Salud y Nutrición y Desarrollo Social, se encargan de orientar y apoyar las familias en la crianza y manejo de la condición de sus hijos para favorecer un desarrollo integral y que a la vez lo vayan preparando para que se puedan insertar en el sistema educativo.

La directora del INAIPI Berlinesa Franco aprovecha la celebración de este Día Mundial del Síndrome de Down para invitar a las familias a no convertirse en una barrera que impida el desarrollo de sus hijos con esta discapacidad, y es que según considera es de suma importancia la estimulación de un comportamiento acorde a su edad, lo que implica no limitarlo en su exploración por el hecho de tener esta condición. 

¿Qué es el Síndrome de Down?

El Síndrome de Down es una alteración genética en el par 21, esto quiere decir que se agrega una copia adicional, serían tres cromosomas en vez de uno, de ahí viene el nombre Trisomía 21. El Síndrome de Down no es una enfermedad, es una alteración genética que su causa es aún desconocida, pero en algunos casos la edad de los padres y genética familiar influye.

El síndrome de Down se caracteriza por una apariencia física peculiar (ojos achinados, orejas pequeñas, cara redonda, nariz achatada, boca pequeña y lengua grande para la cavidad bucal) por lo general tienen una estatura pequeña. En muchos casos viene ligada una discapacidad intelectual y situaciones en el desarrollo. En ocasiones tiene afecciones cardiacas y en la tiroides. Su calidad de vida ha aumentado a los 60 años.