Grid with Right Sidebar

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliquaenim ad minim veniam

Previous Next

Alimentación adecuada para niños y niñas de acuerdo con su edad

Santo Domingo.- El Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), a través del Componente de Salud y Nutrición, busca contribuir a la garantía del desarrollo integral de niños y niñas de 0 a 5 años mediante una serie de acciones encaminadas a la materialización del derecho de su salud y alimentación, fomentando el consumo de una alimentación equilibrada, variada y natural con el fin de contribuir a la disminución de las deficiencias de vitaminas y minerales.  

De acuerdo con Karina Vargas, especialista en nutrición y colaboradora del INAIPI, la alimentación del niño y la niña debe ser variada, inocua, equilibrada en cantidad y calidad.  Estos alimentos deben aportar los carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales, ya que cada uno cumple una función importante e imprescindible para el crecimiento y desarrollo de los niños y niñas.

Alimentación de acuerdo con la edad 

0 a 6 meses: Lactancia Materna exclusiva. Es exclusiva debido a que el niño o la niña durante los primeros 6 meses de vida solo recibe leche materna, y ningún otro alimento o bebida, ni siquiera agua, excepto por sales de rehidratación oral, gotas y los jarabes (vitaminas, minerales y medicamentos). 

La leche materna contiene los nutrientes y elementos óptimos en calidad y cantidad que los niños y niñas necesitan para su crecimiento y desarrollo físico, emocional, intelectual y además constituye una base para constituir el vínculo psico-afectivo y el apego entre madre a hijo e hija. 

6 a 7 meses: Aquí inicia la alimentación complementaria, esta consiste en la introducción de alimento y la continuidad de la Lactancia Materna, dos comidas al día de forma espesa. Estos alimentos se ofrecen uno a uno, con 2 o 3 días de separación y en pequeñas cantidades.

Introducir los siguientes alimentos:

Cereales: Arroz, avena, maíz. 

Víveres: plátano verde y maduro, ñame, yuca, papa. 

Vegetales: auyama, espinaca, zanahoria, remolacha. 

Frutas no cítricas: melón, lechosa, guineo, sandia, manzana, mango.

8 a 9 meses: Lactancia Materna, 2 o 3 veces al día alimentos machacados. 

Introducir los siguientes alimentos:

Carnes: pollo, res, conejo, hígado de pollo, pescado sin espinas 

Granos: guandules, habichuelas rojas, blancas, negras, arvejas, garbanzos 

Yema de huevo: bien cocida

Queso y yogurt.  

10 a 12 meses: Lactancia Materna y todos los alimentos anteriores en mayor cantidad, 3 veces al día. Aquí se inicia el dar los alimentos en trocitos, los niños y las niñas ya que pueden agarrarlos por si solos, con la supervisión de madre, padre o tutor. 

1 año en adelante: el niño o la niña debe adaptarse a la comida familiar, dar 3 comidas 2 meriendas al día, la Lactancia Materna hasta los 2 años o más. Se continúan los alimentos anteriores y añadiendo las frutas cítricas y el huevo entero bien cocido.  

Los niños y las niñas deben aprender a comer de todo, evitando las comidas procesadas (comidas chatarras, refrescos, dulces), y se les debe suministrar las porciones adecuadas a la edad de cada niño o niña.  

Recomendaciones para la alimentación de los niños y niñas 

  • La familia debe modelar a los niños y niñas una alimentación saludable.
  • Establecer un horario, un lugar para las diferentes comidas y unas normas sencillas de comportamiento. 
  • Presentar los alimentos de forma atractiva y variada.
  • Fomentar la actividad física.
  • Restringir las comidas rápidas, ya que poseen un alto aporte de sal, azúcares y grasas, con bajo contenido en minerales y vitaminas y una gran adicción a la misma.
  • Mantener una buena hidratación: suministrando agua en intervalos de comida. 
  • Preferir agua y no ofrecer jugos artificiales dulces o endulzados artificialmente.
  • Permitir que el niño y la niña experimente con la comida, aunque se ensucie, desde el comienzo de la alimentación complementaria.
  • Los alimentos no calman el dolor ni la tristeza, los alimentos sacian el hambre.